Saltar al contenido

Tres pastillas por arriba y tres pastillas por abajo

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Era 2004 cuando Alejandra conoció a Jorge. Ella de cabellos largos, estudiante de danza contemporánea, y dos carreras profesionales: administración y contabilidad. Siempre destacada por sus notas académicas, una chica muy entregada, sonriente y amable. Él, un chico alto, moreno y sociable.

Nota al pie:

Este es un hecho real. Se han cambiado los nombres aquí mencionados, así como las fechas por la estricta confianza con la que se narró este relato y por la red de apoyo y protocolos que cuentan las feministas que luchan por la despenalización del aborto en el país.

Asimismo queremos destacar que existen bajas complicaciones al interrumpir un embarazo con la píldora abortiva, aunque existe un margen de riesgos cuando el protocolo no se aplica adecuadamente, entre ellos:

  • Que queden restos de tejido del embarazo en el útero.
  • Infección.
  • Reacciones alérgicas.

Destacado sobre la despenalización del aborto en Venezuela:

Venezuela cuenta con una de las causalidades más estrictas en materia de aborto de toda Latinoamérica, pues sólo es permitido si la gestante corre riesgo de muerte (1). Por lo tanto aplicarse un aborto en nuestro país es un delito contemplado dentro del código penal con pena de seis meses a dos años de cárcel. Sin embargo, las mujeres siguen interrumpiendo sus embarazos y en algunos casos no son de manera segura y son clandestinos. Según datos no oficiales estos casos son las causas del 13% de la mortalidad materna y desde hace un año ha ascendido sobre el 60% (2). Por lo tanto, los movimientos y organizaciones feministas han solicitado a la Asamblea Nacional Constituyente la modificación del artículo 76 de la Constitución con la finalidad que se “garantice asistencia y protección integral a la maternidad voluntaria tanto para la continuación como para la interrupción del embarazo” y que se exprese abiertamente la laicidad del Estado en el artículo 59 con el fin de mejorar el texto constitucional aclarando los términos para la legalización del aborto.

Fuente de consulta:

(1) León, M. (2012) Temas centrales en el debate sobre el aborto en Venezuela y argumentos teóricos para su despenalización. Universidad Central de Venezuela (Tesis en Maestría Estudios de la Mujer)

(2) Rojas, O. (2018) Debate: Aborto legal en Venezuela ¿Sí o No? Nota de prensa Panorama.


Texto: Tibisay Mendoza
Ilustraciones: Deisa Tremarías
Correcciones: Sahili Franco


Las opiniones expresadas por las y los autores no necesariamente coinciden con las de la totalidad de la Comunidad Utopix.

Comparte

Etiquetas:

2 comentarios en «Tres pastillas por arriba y tres pastillas por abajo»

  1. Hola, este tipo de situaciones son más comunes de las que imaginamos y en realidad hay mucha probabilidad de que las pastillas no expulsen el feto y pasa justamente esto que relatan. A mí me ocurrió a los 20 años. Hoy tengo 43.

  2. muchos sentimientos encontrados en el caso de Alejandra, mas alla de despenalizar el aborto, creo que el tema seria «Relaciones sexuales responsables» en este caso la chica quedo embaraza pero ¿si se contagiara de SIDA?.
    Leyendo el relato pensaba en unas soluciones a la situaciòn de Alejandra pero en mi mente no pasò el aborto, en mi caso no seria una opciòn.
    ¿Cuantos abortos deberia tener una chica para hacerse reponsable de su sexualidad, de su cuerpo?
    ¿Colocaràn un limite en la ley?
    En los abortos tambien corre riesgo la salud reproductiva de la paciente. Y esto lo digo con base en un caso muy cercano.
    Es un tema que a mi parecer se debe atacar el origen..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.