Las Brujas de la Noche

Las Brujas de la Noche
Las Brujas de la Noche

En el frente oriental, los soldados nazis no solo temblaban por el inclemente frío del invierno ruso. Además le tenían pavor a las Nachthexen, las brujas que atravesaban la noche sin hacer ruido y arropaban con fuego las posiciones alemanas. Aunque estas historias parecen delirios de la guerra, Las Brujas de la Noche, representaban una amenaza muy real. Se trataba del 588 Regimiento de Bombardeo Nocturno, una de las unidades de la aviación soviética integrada exclusivamente por mujeres. Estas aviadoras piloteaban pequeños biplanos de madera que originalmente estaban diseñados solo para entrenamiento, pero que eran sus preferidos para ganar agilidad y ser más sigilosas. En la altura de la noche eran tan versátiles, que realizaban sus ataques con los motores apagados y dejaban caer sus bombas, con una precisión asombrosa, en medio de la espesura de la noche.

Las Brujas de la Noche

Los regimientos de aviadoras fueron posibles gracias a las gestiones de Marina Raskova. Antes de la guerra, Raskova protagonizó numerosas hazañas. La más recordada es el vuelo que realizó desde Moscú a Komsomolks junto a Polina Osipenko y Valentina Grizodubova en 1938. Este vuelo, conocido como Rodina (Matria, en ruso), estableció la marca mundial de mayor distancia recorrida por mujeres en un trayecto lineal. A este hito, ya de por sí heroico, se le sumó un riesgoso aterrizaje debido al mal tiempo. Raskova, tuvo que saltar en paracaídas, sin provisiones, y sobrevivir durante diez días hasta que alcanzó, caminando, el lugar del aterrizaje. Esta muestra de valor hizo que las tres aviadoras se convirtieran en las primeras mujeres en ser condecoradas con la distinción “Héroe de la Unión Soviética” (el título honorario de mayor importancia entregado por la U.R.S.S.).

Años después, ante la amenaza del fascismo, Marina Raskova pronunció un discurso convocando a las mujeres a alistarse en la aviación. Los mandos militares del Ejército Rojo ordenaron, en consecuencia, la conformación del Cuerpo de la Aviación 122, integrado exclusivamente por mujeres. Muchas mujeres de entre 17 y 22 años acudieron al llamado y en Octubre de 1941 se creó el primer regimiento.

Las Brujas de la Noche

586 IAP/PVO

El primero de los regimientos femeninos en participar en combates aéreos fue el 586 IAP/PVO, comandado por Tamara Kazarinova. Este regimiento volaba los emblemáticos aviones de caza Yakovlev (Yak- 1, Yay-7B y Yak-9) y realizó 125 combates aéreos.

Las Brujas de la Noche

587 BAP

El 587 BAP fue el regimiento de bombardeo que comandó Marina Raskova personalmente hasta su muerte en un accidente cerca de Stalingrado en 1943. Era tal la importancia de esta unidad que se le asignó el mejor de los modelos de bombarderos de fabricación rusa para el momento: el Petlyakov Pe-2. Este regimiento dio muestras de increíble coraje en las 1.134 misiones en las que participó.

Las Brujas de la Noche

588 NBAP

El 588 Regimiento de Bombardeo Nocturno fue la más famosa y la más condecorada de las unidades de aviadoras soviéticas. Por él pasaron más de 260 mujeres que acumularon más de 28 mil horas de vuelo. Fueron una pieza clave en importantes hitos como la Batalla del Cáucaso (1942), la Ofensiva de Crimea (1943)o la liberación de Novorossiysk (1943). El regimiento lo comandó Yevdokiya Bershanskaya quien se convirtió en la única mujer en recibir la Orden Suvorov (concedida solo a los más destacados líderes militares de la Unión Soviética).

Las Brujas de la Noche

Las aviadoras soviéticas hicieron historia no solo en los regimientos de mujeres. Durante la Batalla de Stalingrado, varias de ellas fueron trasladadas al regimiento masculino 437 IAP que defendía la ciudad y había sufrido numerosas bajas. Ahí, Lidia Litviak y Katia Budánova tuvieron una actuación decisiva. De hecho, son las dos únicas mujeres en la historia de la aviación en haber alcanzado el nivel de Ases. Se considera que un piloto es un As cuando tiene acreditados al menos cinco derribos de aviones enemigos. Lidia Litvak, con tan solo 21 años, había derribado (según algunas fuentes) doce aviones alemanes de manera individual y cuatro en equipo. Las habilidades de Litvak le ganaron un puesto en el 9º Regimiento de Cazas de la Guardia, la unidad élite de la aviación soviética que reunía a los mejores pilotos de la guerra. Cuentan que Lidia hizo pintar un lirio blanco sobre su Yakovlev y que muchos, en la distancia confundían con una rosa. De ahí su apodo: La Rosa Blanca de Stalingrado.

Las Brujas de la Noche

Hay que destacar el hecho de que los regimientos femeninos estaban conformados en su totalidad por mujeres. Esto incluía al personal técnico encargado de la reparación de los aviones y las operadoras de comunicación. Estas tareas eran realizadas en condiciones tan extremas, que el heroísmo de las mujeres en tierra es tan admirable como las proezas de sus camaradas en el aire.

Aunque la historia de la segunda guerra mundial (o la gran guerra patria) suele contarse omitiendo el protagonismo de las mujeres o presentándolo como excepción o anomalía, la realidad es completamente otra. La incorporación de mujeres en el Ejército Rojo fue un factor decisivo para la derrota del fascismo. Así lo testimonian las hazañas de las Brujas de la Noche.

Las Brujas de la Noche

Ilustraciones: Valentina Aguirre
Textos: Kael Abello
Corrección: Aimée Zambrano

Las opiniones expresadas por las y los autores no necesariamente coinciden con las de la totalidad de la Comunidad Utopix.

Comparte

2 pensamientos sobre “Las Brujas de la Noche”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *