Lance Wyman sobre el emblema olímpico de México 68

Lance Wyman (1937) es un diseñador gráfico, especializado en identidades visuales, quien, a pesar de haber nacido en los Estados Unidos, es considerado el padre de una nueva era para el diseño mexicano. Wyman llegó a México a finales de los 60 para participar en el desarrollo de la imagen de los juegos olímpicos. En México tuvo, durante muchos años, su centro de operaciones desde donde realizó proyectos de gran envergadura como la iconografía del Metro de la Ciudad de México, el isotipo del Palacio de Hierro o el emblema del Memorial de la Masacre de Tlatelolco. El siguiente texto es la transcripción de un fragmento de una conferencia dictada por Wyman en el Centro de Investigación en Economía Creativa. En ella, Wyman detalla el proceso creativo detrás del diseño olímpico que, inspirado en las geometrías prehispánicas, se convirtió en una huella imborrable en la cultura visual latinoamericana.

ABRE COMILLAS


Conocí a un diseñador inglés, Peter Murdock, quien llegó a Nueva York con una beca de la Royal Academy y habíamos trabajado muy bien juntos. Le sugerí que pusiéramos nuestros nombres en la lista de los diseñadores para las piezas gráficas de los Juegos Olímpicos México ‘68. Eso es lo que hicimos. El proceso era que viajabas a México y te quedabas durante dos semanas; si salía todo bien, te quedabas; si no, regresabas a casa. Pero no teníamos dinero, solo lo suficiente para un boleto de ida para Peter, mi esposa y yo. Cuando llegamos, Eduardo despedía a un diseñador Suizo; en este momento la gravedad de la situación nos shockeó: veníamos de tan lejos y nos enconstramos con la gran posibilidad de ser despedidos.

Traje todos mis instrumentos de diseño. Una vez que se había establecido el concepto posicionamos los cinco anillos olímpicos en el 6 y el 8 (el año de las Olimpiadas era 1968) porque la geometría de los números iba perfectamente con los anillos. Ese fue el principio del logo. A partir de esta idea inicial, se puede observar que surgen las formas de las letras: así creamos “México”. Al principio no me gustó la tipología del logo porque no se veían bien la letras individuales con el número 68. Cuando me di cuenta de que teníamos que hacerlo con todas la letras, ese fue el momento en que empezó la magia. Es una imagen que se origina en la geometría de los cinco anillos.

También es una imagen que parece surgir de muchas cosas que observé en el Museo Nacional de Antropología: la primera semana de nuestro periodo de prueba, pasamos horas allí y es el lugar donde descubrimos la historia de México, del prehistórico a los aztecas y hasta la llegada de los españoles. Me enamoré de esta cultura y su uso de la geometría en una forma realmente mágica. Expresa las mitologías y las formas naturales y humanas, además de formas geométricas puras. Contraria a las gráficas que apenas empezaban en los Estados Unidos, las cuales en verdad se originaron en Rusia, seguramente el lugar donde se volvieron más expresivas, y llegaron al estilo de la Bauhaus pasando por Suiza antes de venir a los Estados Unidos.

Museo de Antropología de México

Me introduje en todo esto aunque no habían empezado a enseñarlo, pero yo lo vi. El diseño suizo siempre me había parecido frio, tenía una cualidad de frígido. No me gustaba, pero no sabía qué hacer. Cuando llegué a México, de repente vi el humor y el diseño de las culturas prehispánicas y me dejó boquiabierto. No se trataba de imitar sino de entender que había una cultura con una comprensión del diseño, de la geometría y de cómo comunicar esa sabiduría. Aquella era también la época del Arte Pop y tuvieron una exposición de este en el MOMA, justo antes que yo me fuera a México: tenían a artistas como Bridget Riley que producían obras maravillosas con imágenes kinéticas. Movimiento y vibración regresando a superficies delgadas. Eso era el génesis de nuestro diseño.

Bridget Riley

Solo se necesita observar los artefactos prehispánicos para encontrar un usuario muy inteligente de la geometría e imágenes representativas. En Jalisco, el idioma visual sigue presente en los rituales. En ese proyecto mismo, esas eran las inspiraciones y las usé todas. Cuando estaba diseñando las estampas, el desafío fue compilar todas estas influencias y actividades del programa Olímpico.

Solo se necesita observar los artefactos prehispánicos para encontrar un usuario muy inteligente de la geometría e imágenes representativas.

Aquel equipo del diseño Olímpico en el que trabajaba era el pequeño equipo mejor integrado, internacional, con los mejores esfuerzos colectivos, que he visto en mi vida. Estaba Ramírez Vázquez como jefe, y Mathias Goeritz, un artista que nos apoyó con el programa con vista del mundo del arte; Eduardo Terrazas, Beatrice Trueblood y otros. Era un equipo excepcional, creamos el sistema de diseño de los Olímpicos. El estadio fue creado por Eduardo Terrazas, director del diseño urbano. Todas las aplicaciones urbanas se realizaban en su departamento. Yo era el director del diseño gráfico.

Estadio Olímpico

Una parte muy importante del programa era los símbolos deportivos. Fuimos en contra del enfoque de Tokio sobre las siluetas (lo que también hizo Múnich después de México). Los otros integrantes del esquipo de diseño ya estaban creando este concepto, lo cual volvió muy fácil trabajar con ellos. No tenían experiencia de desarrollar sus ideas en símbolos. Y desarrollamos un sistema; cuando había agua en los iconos, simplemente dibujamos un par de líneas en la parte baja del icono, por ejemplo.

Sistema de íconos para las disciplinas deportivas

Regreso a lo que estaba a nuestra disposición cuando trabajamos para las Olimpiadas. Obviamente teníamos que trabajar con los cincos anillos. También teníamos que trabajar con tres idiomas: español, francés e inglés. Es muy difícil poner tres idiomas en una señal, si uno ya es mucho trabajo; así que decidimos evitar la utilización de cualquier idioma. Los símbolos funcionaron perfectamente. Se originaban en la estética de los glifos mayas y esta relación de nuestros diseños gráficos con la historia fue realmente desarrollada por Viesan y Vilchez. No existía este sistema en 1968. Sí existía de una manera más difundida, este sistema para los deportes pero apenas los aeropuertos lo estaban adaptando a sus ambientes. La gente opinaba que sistemas de indicaciones con imágenes eran para la gente iletrada. Refutamos esa manera de entenderlos y testigo de la razón de nuestra creencia, son los iconos que existen en nuestros iPhones; Xerox utilizó iconos como parte de su sistema de operación pero fueron Steve Jobs y Apple con su Macintosh, los que los establecieron como sistema de operación. Hoy en día los iconos nos son para los “iletrados”, todos navegamos con ellos.

Eso es una parte, la iconografía y la tipografía que originan las imágenes de las Olimpiadas y del país. Otras imágenes, como la pinturas de los griegos durante los primeros juegos olímpicos, también fue una fuente de inspiración; adapté esta pintura a los años 60 de nuestra era. A partir de ello, desarrollé un sistema de estampas. El movimiento y la vibración, las dos cualidades de las Olimpiadas, fueron capturadas de una manera muy simple. Life Magazine utilizó las estampas para su portada y esto no dio una gran satisfacción, al ver las imágenes que creamos en la calle, con la gente interactuando con ellas.

El movimiento y la vibración, las dos cualidades de las Olimpiadas, fueron capturadas de una manera muy simple.

Diseño de estampillas

Un método más sistemático hacia este diseño era darse cuenta de la importancia de las siluetas. No queríamos utilizar ni una palabra. Pero hay una necesidad de indicaciones para que la gente encuentra su silla. Beatrice Cole me ayudó a desarrollar y resolver este problema. Beatrice es medio mexicana medio Francesa. Trabajamos juntos sobre esto y el programa cultural. Desarrollamos todo un idioma fundado sobre la base de siluetas. Todos los boletos tenían un código de color: por ejemplo, el Octubre 14, los boletos eran de un color verde aceituna. Solo tenían los iconos, el nombre “México” y luego “Estadio No. –”. Pero ¿y cómo encuentras tu asiento? Creamos una banda de color sobre el boleto que indica la entrada, después las silueta de la entrada de dice qué entrada numerada tienes que seguir, qué fila y qué asiento.

Diseños para el programa cultural de las Olimpiadas

Respecto al programa cultural que distinguió a los Juegos Olímpicos México ’68, es importante destacar que era la primera vez que un país introducía un programa cultural. Había un evento cultural por cada evento deportivo, resultando un total de 19 programas. El 68 estableció la forma de los iconos (formando un cuadro de bordes curveados). La paloma era un icono clave y gracias a Beatrice se volvió un símbolo maravilloso. Sin embargo el 68 no era un año de paz ni en México ni en el mundo; en los Estados Unidos fue asesinado el Dr. Martin Luther King. Colaboré con el servicio postal con el propósito de diseñar estampas en conmemoración de su muerte; era la primera vez que utilizaba un símbolo de paz. Recibí una carta muy tierna de Coretta King agradecida “por ser tan bondadoso hacia su marido”. Al mismo tiempo, en México ocurrió la revolución estudiantil. No era solo un evento grave por los estudiantes sino también para las Olimpiadas porque podían ser canceladas. El movimiento estudiantil utilizó mucho de las gráficas de los Juegos Olímpicos para la creación de su propaganda antigobierno.

Estampilla de Martin Luther King diseñada por Wyman

Recibí una carta muy tierna de Coretta King agradecida “por ser tan bondadoso hacia su marido”.

En 1968 hablé en una conferencia para una universidad en México y uno de los profesores me contó algo que me afectó mucho. Me dijo: “Quiero agradecerles por crear un idioma que puedo utilizar en la calle. Yo era uno de los estudiantes que creó los pósters y no hubiera podido hacerlo sin el idioma que nos ofreció”. Aunque estaba trabajando por cuenta del gobierno Mexicano, me di cuenta de repente de la determinación de los estudiantes y el desastre que era para los lugareños. Me sentía muy sucio, trabajando para el gobierno mexicano y guardo esta sensación conmigo todavía. Además de esta sensación, también me sentía muy afortunado cuando mi logo y mi tipografía fueron empleados para el memorial. Se trataba de coger la paloma y convertirla en un Ave Fénix surgiendo de las cenizas del 68.

Emblema del Memorial de Tlatelolco



ABRE COMILLAS es una columna que recoge citas, transcripciones y fragmentos textuales en donde importantes actores reflexionan en torno a una producción cultural alternativa.

Compartir


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.