Hacia el Aborto Libre y Seguro en Venezuela

La historia siempre es un relato inacabado, en construcción, y más cuando se trata de hilar la que se refiere a los movimientos sociales y sus batallas. Esta línea de tiempo de la lucha por la consagración del derecho reproductivo de las venezolanas a interrumpir de forma voluntaria embarazos no deseados no recoge los cientos de conversatorios, foros y reuniones. Tampoco pretende ser la suma perfecta de hitos o puntos de inflexión. Esta es un cronología imperfecta, inacabada, aún en construcción.


Lo que aquí se presenta es la sistematización de la memoria de una serie de mujeres, de las que se articulan en La Araña Feminista, que guardan documentos, comunicados, fotos; es parte de la memoria que aún se está ordenando y que espera ser enriquecida con otras miradas. Esta memoria de los movimientos feministas y de mujeres en Venezuela recoge esfuerzos por la despenalización del aborto desde hace mas de 30 años. Gran parte de estos esfuerzos se han concentrado en tratar de acordar una estrategia común de lucha y sostenerla en el tiempo.

En esa construcción de “la estrategia” se ha pasado de hacer alianzas con el gremio médico a ofrecer apoyo directo a las mujeres. Se ha ido a hablar al pueblo sobre el aborto tanto como se han escrito análisis y publicaciones académicas. Se ha intentado deslastrar la lucha por la despenalización de los prejuicios que se enmarañan alrededor de la palabra “aborto” con términos como “interrupción voluntaria” o “derecho a decidir”. Se han llevado las banderas y consignas por la despenalización o la legalización a espacios tan diversos como la constituyente, el Tribunal Supremo de Justicia o el primer Congreso de la Unión Nacional de Mujeres (UNAMUJER). Se ha articulado la lucha por el aborto con la de movimientos aliados y llevado el debate hasta la construcción de las comunas antipatriarcales.


Muchas y muchos dirán que todo este andar ha sido inútil, que todavía tenemos un código penal añejo y rancio que condena con los artículos del 430, 431, 433 y 434 a todas las mujeres y niñas venezolanas a abortos clandestinos e inseguros. No es así. En cada una de estas estrategias hemos ganado calle, experiencia militante y sobre todo hemos ganado la determinación por seguir luchando hasta la victoria por “Abortos libres y seguros”, así como la certeza que ningún frente se puede descuidar y todos los enfoques de lucha son bienvenidos.


La emancipación de los cuerpos de las mujeres no es solo un asunto de leyes es fundamentalmente una lucha por un nuevo sentido común que nos vea mas allá de la reproducción.


Investigación y redacción: Alejandra Laprea. Ilustraciones: Metmarfil.

Comparte

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.