PIXELADAS II. Galería

Quien seduce no es la ilustradora que invita desde el cuerpo o la palabra. Ellas se acercan a quitarles las vendas que les han arropado los ojos incluso antes de nacieran. Ustedes, sí, déjense. Quien seduce aquí, en un espacio atemporal pero sí concreto, son los mundos y los trazos convulsos que de ellas han nacido y que desde tantas voces y manos se convierten en tejido revolucionario, porque qué es la revolución sino la sacudida inminente de todo lo estático, de todo lo que ha pretendido ser intransformable. Contra la pretensión de lo históricamente equívoco, nunca las mismas.

El (su) tiempo recorre, revuelca. El mito de Eva se derrumba más por resultado directo que por esfuerzo. Sintagma y paradigma.
Estamos en el ojo del huracán, y ellas son el viento. La antítesis de lo inamovible.

Greta Acosta

(La Habana, Cuba)

Es diseñadora industrial y se desempeña como ilustradora freelance. Un sombrero, una cartera, una enredadera. Hay aquí una elegancia etérea que no es para nada contradictoria con un fusil. El cuerpo lánguido es selvático y no por ello exótico ni caribeñizado. El verde, el rojo y el negro presentes en una piel mate donde la atención está en algo que no conocemos y tampoco nos dice. Estos personajes son libres en su silencio, en lo que callan, en lo que mastican, degluten y digieren dentro de sí mismas.

Metmarfil

(Venezuela)

Ilustradora y artista gráfica con once años de experiencia en el área audiovisual, editorial y cultural. Su participación en proyectos recientes involucra arte conceptual, ilustración editorial y storyboarding. En la línea nítida y vibrante de Metmarfil hay un poder que extiende lo femenino, que, de hecho, lo reta. La androginia le da la bienvenida a una tridimensionalidad, o más bien, a una otra dimensionalidad donde lo común empieza por una luminosidad que se mueve hacia lo misterioso, hacia un algo que desde los ojos de sus personajes sonríe en la sombra, pero nunca deja de ser poderoso.

Kalia León

(La Habana, Cuba)

Graduada del Instituto Superior de Diseño en Comunicación Visual, y profesora del mismo durante 3 años. Fundadora del proyecto de comunicación política Dominio Cuba, es fotógrafa aficionada.
En su relato visual hay una vida (o dos, o tres, o cientas). Celia y Vima. Norma y Deborah. De la Media Luna a la luna llena a la luna nueva, de Santiago a la Habana, la sacudida de la tierra, la pulsión. La flor revolucionaria inmarchitable, insurgente. En la clandestinidad que materializaba supervivencia se crearon combatientes directas y aquí en el collage de Kalia estas mujeres existen después de sus muertes, después de sus vidas, en el verbo que las nombra y en el nombre de una República.

Valentina Aguirre

(Los Teques, Venezuela)

Ilustradora y ceramista, ha publicado su trabajo ilustrando libros como Mensaje Fariano y participando en revistas digitales como Mentekupa. Su trabajo ha sido expuesto en espacios como Ilustradores al Parque, 2019. En 2018 ganó el Premio Nacional de Periodismo, mención gráfica. En su obra hay una suavidad que es también robusta dentro de una sobriedad atrayente. Su línea tiene voz: llama con sonido tibio, quizá incluso susurre, mientras mira directo a los ojos de quien la ve. ¿Y qué miran esos ojos? Están clavados en algo que no podemos ver y en algo que quizá sea nosotrxs mismxs. ¿Qué hay más allá de las cuatro esquinas que componen la escena que Valentina ha dibujado? Una frontalidad establecida por unos espejos que en realidad son unos pares de ojos expresivísimos y que nos quieren dar pistas, dirigirnos hacia la dirección correcta.

Honta

(Caracas, Venezuela)

Militante del movimiento Ksa La Tribu, bailarina, productora audiovisual, fotógrafa y artista gráfica. Su obra busca mostrar una esencia e identidad propias que se dan como excusa para visibilizar a les invisibilizades: en esta fotografía intervenida por el collage digital con una juntura de elementos que han sido amaestradamente dispuestos, nada es casualidad. El protagonismo de la mujer trabajadora y la mujer naturaleza está en escala de grises acompañada de una paleta de color que promueve la identidad afro indígena nuestramericana, callejera y criolla.

Newen Che

(Santiago, Chile)

Muralista, profesora de arte terapia y militante del trabajo de clase en el que elabora su identidad como pintora del espacio público a través de la visibilización del trabajo organizado, la solidaridad y la lucha que se sostiene en los barrios.
Luchar hasta vencer. En rechazo a la muerte malquerida, a la que llega sin bienvenida en conquista de un útero sostén de vida esclavo y silenciado, la ancestralidad mapuche trasciende por unas manos que siembran, una voz que grita libertad y unos pies que hacen temblar al caminar. La naturaleza es una con ellas, en la que vive y recuerda los tiempos en que no había silencios ni engaños. Aquello no fue primero, ellas sí. Son la vida, la emancipación de la tierra dorada no por un oro con un valor mancillado sino por una luz que viene desde la garganta, el pecho y el vientre. El sol.

Dazazás

(Caracas, Venezuela)

Estudiante de interpretación y docencia de danza contemporánea en el Taller de Danza de Caracas, es ilustradora y artista visual, e investigadora autodidacta del retrato y de técnicas plásticas como el crosshatching, el figuratismo, la línea continua, el surrealismo y el cubismo. En la obra de Dazazás hay un lápiz con una pepa de ojo en la punta. Hay una mirada que atraviesa la falta total de luz y de oxígeno. Una juntura de elementos asincopados que no pudieran estar sino con ellos mismos. La muerte, la vida, el fuego. Es el llegadero, el derrotero. Lo construido a partir de las manos que dirigen un tejido hacia el devenir que conecta desde dentro.

Kilenny Linares

(Barinas, Venezuela)

Pintora y también grabadora, su carrera empieza en el Taller de Artes Rafael Calvose. Ha recibido menciones como Mejor Ejecución Técnica en el salón de artes “Barquisimeto de Antaño” y participado en la Bienal de Miniaturas Gráficas “Luisa Palacios”. Su experiencia la ha hecho visitar también Bélgica, Alemania y España.
En su obra hay una aparente inocencia que nos acerca, pero luego nos hace ir con cautela, como si los rostros pintados y grabados nos dijeran una cosa y al atrevernos a la cercanía, otra. Hay una sonrisa que no lo es tanto, sino más bien una expresión expectante, observadora, incluso sorpresiva. Sus personajes nos ven más de lo que nosotrxs les podemos ver. No es una relación recíproca.

Dariana Castellano

(Cabimas, Venezuela)

Ilustradora y diseñadora con más de 8 años de experiencia en el medio. Sus temas de interés son las luchas por los derechos de las mujeres y la comunidad LGBTIQ+ , modelos relacionales alternativos y el misticismo.
La serpiente, La noche, la luna, la bruja, la hechicera. En “No provengo de la costilla” hay una fusión de arquetipos sagrados femeninos que no sólo retan la convencionalidad de roles y estereotipos dicotómicos, sino que excluyen y prohíben cualquier posibilidad de control externo. Aquí no hay autoridad otra sino la de la autonomía y la divinidad femenina.

Deisa Tremarias

(Baruta, Venezuela)

Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela, es ilustradora, escritora y editora. Ganadora del Premio Nacional de Literatura Stefania Mosca 2016, ha publicado en distintas plataformas físicas y digitales con temáticas de lo femenino y el arte callejero principalmente. En el trazo de su obra hay una línea negra gruesa sostenida que aparenta suavidad pero que trae furia a la conversación. No nos confundamos: Deisa cuenta el horror pero no nos horroriza jamás. El camino de su línea es otro, descubridor pero no colonizador, que se despoja y se sacude las cáscaras pesadas del espanto. Nos hace conocedorxs de lo real-no maravilloso que existe en cuerpos visibles que luchan sostenidamente en un tránsito de vida donde el horror y la alegría habitan en tensión constante.

Zahira González

(Caracas, Venezuela)

Licenciada en Artes mención Pintura por la UNEARTE. Ha participado en diversas exposiciones, presentando sus trabajos en espacios como el Museo de Arte Contemporáneo mateo Manaure. Es también ganadora del premio Eugenio Mendoza entregado por la Sala Mendoza. La mujer cosa, la mujer útil, la mujer funcional pero nunca fundamental, la mujer sin rostro, sin identidad. Dos paredes, un techo y un suelo fríos que encierran una funcionalidad-mujer-cosa. Hay un objeto útil sobre una piel que mira directo hacia el frente, dejándose ver en una desnudez que no es precisamente por falta de ropa. El óleo se riega en brochazos ordenados en gris, amarillo, rojo y azul formando un cuarto con identidades-objetos. Es irresistible no querer saber cuál es el rostro cubierto. A ninguna podemos verla. Las miramos, sí. Zahira nos deja. Pero no podemos verlas en su entereza. ¿Quiénes son?

América Rodríguez

(San Cristóbal, Venezuela)

Diseñadora gráfica licenciada por la ULA, ilustradora, redactora y traductora parte del Comando Creativo. Ha trabajado en el Ministerio del Poder Popular para las Comunas y en el Fondo Editorial «Carmen Delia Bencomo». Actualmente trabaja como traductora para el portal InvestigAction.net.
La lucha extiende territorios-fronteras porque las razones para luchar nos extienden en vida y cuerpo también. En la juntura nuestra está el dolor y el convencimiento de continuar hasta vencer. Mujer-madre-fusil. En una mano el fusil, en otra el crío. No hay contradicción, no puede haberla, no tiene espacio. Quien se atreva a buscarla entra dentro del territorio de todo lo equívoco. América-África-Medio Oriente: hay una triangulación histórica retratada en colores ineludibles y miradas certeras, inmarcesibles.

1 comentario en «PIXELADAS II. Galería»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.