Tina Modotti sobre su expulsión de México

Tina Modotti (1896-1942) fue una fotógrafa y revolucionara italiana. Aunque aprendió con Edward Weston, Modotti nunca quiso separar sus búsquedas artísticas de sus inquietudes sociales. En la década de los 20 estuvo en México donde tuvo una intensa y significativa actividad política: colaboró con el Partido Comunista, con Julio Antonio Mella, con Vittorio Vidali y con Sandino. De este periodo son algunas de sus fotografías más famosas. En 1930 fue expulsada de México acusada de conspirar para atentar contra el gobierno de Ortiz Rubio. Luego de su expulsión, Modotti se alistó en el célebre Quinto Regimiento durante la Guerra Civil Española. En 1939, regresó a México donde murió tres años después por causa de un paro cardiorrespiratorio. A continuación, reproducimos una carta en donde Tina Modotti detalla las circunstancias de su expulsión de México en 1930.

ABRE COMILLAS


Pocos días antes de ser expulsada por el gobierno “revolucionario” de México recibí la interesante colección de “Amauta”, más el valioso folleto de Ricardo Martínez de la Torre , que estoy leyendo al presente.

No saben cómo les agradezco la gentil idea de mandarme todo este material interesante que, sobre todo ahora que me voy a Europa, me será de enorme utilidad.

Supongo ya estarán enterados de todas las expulsiones de revolucionarios extranjeros que se han efectuado sin interrupción en estos últimos meses, en México; cuyo gobierno contrarrevolucionario ha perdido hasta el último vestigio de pudor en su sometimiento a Wall Street.

[…] junto con el café matutino engullen toda clase de disparates y aprenden a confundir a los comunistas con los terroristas y a los antiimperialistas con los fabricantes de bombas destinadas a matar presidentes de la América Latina

Desde luego hay que reconocer que las autoridades mexicanas gozan de un don de [imaginación] que haría la fortuna de un escritor de cuentos policíacos; me refiero a todos los complots, planes terroristas, etcétera, etcétera, que han inventado para beneficio de los lectores de prensa burguesa, los cuales por cinco o diez centavos, y junto con el café matutino engullen toda clase de disparates y aprenden a confundir a los comunistas con los terroristas y a los antiimperialistas con los fabricantes de bombas destinadas a matar presidentes de la América Latina… Por último tuvimos el atentado contra Ortiz Rubio (esto sí de veras).

Mejor oportunidad no podía presentarse para acabar, de una vez por todas, con los comunistas extranjeros que aún quedaban en suelo mexicano, a esto precisamente se debió mi expulsión y el encarcelamiento de muchísimos comunistas mexicanos que en estos días están llenando las cárceles de México.

La acusación de haber yo tomado parte en el atentado contra Ortiz Rubio era demasiado absurda y grotesca y en cualquier otro momento hubiera causado una sonrisa incrédula hasta a los más ingenuos. Pero se aprovechó astutamente del estado psicológico sentimental-histérico que siempre invade la opinión pública durante una conmoción de índole y proporción nacional.

Esto hizo posible a El Universal (diario de la capital en su edición de febrero 23) de publicar, entre otras, las siguientes líneas: “En la casa de Tina Modotti fueron [encontrados] documentos y planos, de los cuales se desprendía que dicha mujer trataba de cometer un atentado semejante al de Daniel Flores en la persona del señor Presidente de la República , ing. Pascual Ortiz Rubio; solamente que parece que no pudo adelantarse al citado agresor en la consumación del delito.” (sic!).

Y ahora me encuentro en camino de Europa entregada, por el gobierno mexicano, a un barco en el cual los pasajeros son accidentales ya que más bien se dedica a llevar carga y que por lo tanto emplea un mes y medio para llegar a Europa, haciendo escala en los siguientes puertos, como lo prueba el presente viaje: Veracruz-Tampico-Nueva Orleáns-Habana-Vigo-Coruña-Boulogne sur Mer-Rotterdam.

Tengo que añadir que en cada puerto soy estrictamente vigilada por los respectivos agentes de Migración, y en el caso de este puerto norteamericano he sido traída al Departamento de Migración, donde me encuentro relegada por ocho días, o sea hasta que el barco termine de cargar y descargar su mercancía.

Esto, después de haber sido detenida 13 días en la Inspección de Policía y en la Penitenciaría del Distrito Federal de México y de haberme concedido después dos días para preparar mis cosas.

Admitirán conmigo que después de haber vivido siete años en la República Mexicana, y de haber, por medio de mi trabajo fotográfico, expresado mi interés y simpatía para aquel pueblo, se me hubiera por lo menos podido otorgar unos cuantos días más en el país a fin de liquidar satisfactoriamente mis asuntos personales, que en cambio sufrieron serios perjuicios.

Pero esto último es de importancia secundaria; lo grave, lo triste, lo vergonzoso es más bien la capitulación de los políticos mexicanos al imperialismo yanqui de lo cual es una prueba clara la tremenda persecución contra el Partido Comunista de México, y los encarcelamientos y asesinatos de sus más valiosos miembros y la expulsión en masa de todos los emigrados políticos extranjeros que se habían refugiado ahí, llevados por la ilusión de un revolucionarismo del cual sólo existe hoy en día la leyenda!

Quedo de ustedes con saludos antiimperialistas y fraternales.


Nueva Orleans, 6 de Marzo de 1930


ABRE COMILLAS es una columna que recoge citas, transcripciones y fragmentos textuales en donde importantes actores reflexionan en torno a una producción cultural alternativa.

Compartir


1 pensamiento sobre “Tina Modotti sobre su expulsión de México”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.